21 octubre 2006

Hakas y lecciones organizativas

Ayer Fernando comentaba en "Hablando de rugby" de ese deporte como "el verdadero deporte de equipo, donde nada puedes solo". Estoy completamente de acuerdo. Se trata de un deporte donde, a diferencia de otros, la nobleza y el juego limpio imperan. Un juego de potencia jugado por caballeros. Un juego de fuerza y técnica.


Conversamos sobre los AllBlacks neozelandeses, mi equipo favorito. La primera vez que ví la haka, con el impresionante Jonah Lomu al frente me impresionó. El baile tradicional maorí para prepararse para la batalla, el mayor de los retos. Todos a una.

Como en la empresa, ésos son sus valores organizativos. En mi opinión transmiten una serie de comportamientos y valores, apoyado sobre un sistema de distribución de roles entre sus miembros mediante el que logran una adecuada cohesión y una dosis suficiente de equilibrio. Funciones y responsabilidades, para dar sentido al conjunto y guíar la acción de cada persona que lo integra.

Organización y trabajo en equipo.

, , , , ,

5 comentarios:

Julen dijo...

Pues sigue la fiesta. Si me dan a elegir (al margen del ciclismo, pero eso es otra historia) cuál es mi deporte favorito, diría que... el rugby. Apunta otra, blogobrother.

torresburriel dijo...

Estoy de acuerdo en el símil para con la empresa, pero, ¿qué hay del espacio para la genialidad individual? Porque lo que sería un error es negar o cerrar las puertas a esa posibilidad.

Telémaco dijo...

¡Impresionante!. En la empresa en que trabajo también hacemos de vez en cuando hakas, pero adaptado a nuestra idiosincracia, claro.

En nuestro caso el jefe se pone delante del equipo, y nos hace gestos y gritos parecidos a los demás.. que escuchamos con la cabeza baja y el rabo entre las piernas (en la empresa en que trabajo no hay ninguna mujer). Las caras que pone el jefe si que son exactamente iguales, en eso no ha hecho ninguna adaptación.

Mercurio dijo...

Yo creo que en cualquier deporte de equipo se producen esas situaciones.
Deportes tan individualistas como el ciclismo, asigna a cada persona para ciertas labores, y si te toca lanzar al sprinter lo lanzas (y no te vas a la meta como un desesperado) y si te toca ser aguador, subes y bajas al coche de equipo para darle el agua a los compañeros, y si se le pincha la bici al jefe de equipo te bajas de la tuya y se la das.

El problema es cuando metes lo profesional por el medio, y cuando el unico deporte que parece que existe en España es el futbol profesional.
A parte no me parece etico que las personas que se dedican a eso, que para mi es mas un entretenimiento de masas que un deporte ganen los sueldos que ganan, pero eso es otra historia

Pasapues dijo...

Para hablar de deporte en la empresa os recomiendo

Aventuras de un Autonomo

Creo que lo llaman 100 kilometros con obtaculos.
La direccion en:
http://blog.sekano.org/?p=823#more-823