17 agosto 2006

Una democracia teledirigida o el poder de la blogosfera

A colación del post de ayer sobre el recorte de las libertades civiles en democracias consolidadas, estuve dándole algunas vueltas al tema de los lobbies o grupos de poder. Además, Arualia me ha regalado "La verdadera historia del Club Bilderberg" y estoy receptivo a estos temas.

El club Bilderberg es considerado el cónclave internacional de la élite del poder de Europa y Norteamérica, que mueve los hilos la política internacional en la sombra. Un inocente "grupo de discusión" de políticos, académicos, estrategas y magnates que opera completamente a través de sus propios intereses y conspirando por la dominación mundial. El gran poder negocia las políticas globales a la sombra de los debates públicos. Por otro lado, se oye hablar mucho de los famosos think tank, es decir, grupos formados con la intención de generar opinión, de favorecer la transmisión de conocimiento como una forma de innovar.

Bajo esa definición, ¿ no es la blogosfera un auténtico think tank virtual ? Yo discrepo bastante con aquellos que piensan que la blogosfera sustituye/sustituirá a los mass media, más bien creo que se complementan en vez de sustituirse. Pero, en cambio, creo firmemente en el poder agregado.

La blogosfera es, en muchas ocasiones, generadora de opinión, de espacios de reflexión sincera y elaborada, una enorme fuente de ideas frescas e innovadoras. Es puro "wisdom of crowds". El poder político debería plantearse tomar como referencia alguna de las iniciativas que por estos lares se debaten. Al tiempo, se generan interesantes debates que podrían incluirse en programas de gobierno o, al menos, sirven para calibrar el estado de opinión de una parte -cada más numerosa- de la sociedad.

¿ Vivimos en una democracia teledirigida ? ¿ Es/fue la blogosfera un espacio "auténticamente libre" ? Preguntas en el aire. Desde luego, la blogosfera es un gran ágora, una gran plaza pública abierta. Y seguirá siendo un medio "libre", en tanto en cuanto se mantenga su estructura distribuida, sin necesidad de que individuos o grupos controlen o legislen. De lo que no me cabe duda, es que los poderes fácticos intentarán cambiar las tornas.

, , ,

2 comentarios:

Jaizki dijo...

Un think tank formado por particulares, con escaso poder individual, requiere un número altísimo número de miembros para que su poder de voto pueda alterar las políticas nacionales e internacionales.

Personalmente creo que la atención en la blogosfera está demasiado distribuida como para poder conseguir algo así.

Lo cual no es óbice para que considere que si dejasemos de delegar en el Estado, a título particula, y nos responsabilizamos de más y más cosas, el mundo cambiaría radicalmente.

Más responsabilidades en manos de los ciudadanos significa menos Estado, y menos Estado significa menos poder en manos de los think tanks.

Tochismochis dijo...

¿ Y no es esa la tendencia ? Yo creo que el concepto de Estado como tal, se diluye día a día...

Quizá la atención de la blogosfera esté distribuida o los puntos de atención sean otros (más tecnológicos o más geek o más particulares), pero el poder de las masas es innegable y por número de miembros no será.

Yo, no creo que menos Estado signifique menos poder de los think tanks, porque en el fondo esos think tanks están presentes en cada cajero, en cada tienda de móviles, en cada oficina de atención al cliente de empresa eléctrica... Esos son quienes mueven los hilos que nos afectan. Los Bilderberg y demás también pero desde más lejos, aunque desde luego nos afecte.