23 junio 2006

Ampliando espacios públicos

Ayer otro día agotador de consultoría en Madrid. Últimamente vivo en el AVE. Como mi billete era para última hora y tenía un hueco, me decidí a visitar el Museo Reina Sofía (CARS).
Recordaba haber leído que había una exposición retrospectiva de Picasso, conmemorando los 25 años del Guernica desde su traslado a España procedente del MoMA neoyorquino.

El Guernica (o Gernikara) ya lo había visto en una visita anterior. Su fuerza, el dolor que transmite son indescriptibles. Cuando lo miraba, pensé que estaría bien que algunos de nuestros políticos se dieran un paseo por allí de vez en cuando. Es probable (y sólo probable) que percibieran las consecuencias que la crispación política provoca, cómo el sectarismo y la confrontación lleva a situaciones dramáticas como las que se vivieron en la Guerra Civil. ¿Por qué se encargan de enfrentarnos? Ya no vale eso de conmigo o contra mí, señores... Un pequeño paseo desde su poltrona del Congreso para advertir las nefastas consecuencias de sus actos.

Dejando el hastío político aparte, sobre todo me gustó la exposición de bocetos que desencadenaron el Guernica. Durante los meses de Mayo y Junio de 1937 (los meses posteriores al bombardeo), Picasso fue pintando diferentes bocetos de lo que luego se convertiría en la obra definitiva. Ver en detalle cómo fue avanzando en su proceso creativo hasta llegar a su conclusión final. Percibir cómo su angustia por lo ocurrido le hizo ir evolucionando el concepto del cuadro. Impresionante.

Por lo demás, el Museo me gustó bastante más que en mi primera visita. El arte moderno y contemporáneo me gusta. Dalí, Kandinsky, Miró y Picasso siguen siendo universales. Me encantaron también Gordillo, Antonio López, Hernández Mompó y algunos cuadros de Yves Klein. Donde no alcanzo a comprender el arte en toda su extensión es en abstracciones más heterodoxas.

Por otro lado, visité la ampliación que Jean Nouvel completó el 2005 y que hace tiempo tenía ganas de visitar. El interior es espectacular. El nuevo espacio abierto al Museo es envolvente, con una plaza pública que recoge los tres edificios. Sin embargo, la combinación de edificio nuevo y antiguo no me convence tanto. Me parece un tanto forzada la integración.

En definitiva, un espacio interesante para relajarse un rato y dar rienda suelta a la creatividad. Dos horitas bien aprovechadas.


, , ,

3 comentarios:

Eduardo dijo...

Ooops!. No leí esta entrada que hiciste en junio. Que pena haberla leído tan tarde!.

Eduardo dijo...

Perdón por este nuevo comentario.
Sólo para decirte que los dos primeros links de la entrada están rotos.

Tochismochis dijo...

Resuelto. Parece que este verano han actualizado la página del CARS.

Gracias por el apunte, Eduardo.