21 febrero 2007

Altruismo

Adolfo hace un análisis somero pero acertado del concepto de "altruismo" en las aplicaciones sociales de la Web 2.0: muchas ganas en el inicio, pero elevados costes de mantenimiento en el medio y largo plazo. Lo orienta bastante al coste económico, pero yo le daba vueltas al concepto de participación (coste de mantenimiento, pero del equipo de personas ligadas al proyecto).

¿ Ejércitos de voluntarios deseando aportar ? Nada más lejos de la realidad. El tema me interesa porque lo "sufrí" en el arranque de PMBA (¿ alguien se acuerda de aquello ?) o Consultoria 2.0. Mucha buena voluntad inicial, unas cuantas personas muy centradas y con intereses comunes, pero que quedaron en agua de borrajas. Probablemente, por no mantener la intensidad, el calor y la tensión después del empujón inicial o por no crear un núcleo estable de personas comprometidas, como planteó Julen en 20 cuestiones a la participación que complementan muy bien esta reflexión.

Hablando de participación, había olvidado comentar que nuestros colegas de eAdmin han puesto en marcha el wiki Propuestómetro, una plataforma de participación ciudadana basada en los principios de emergencia, autoorganización y la web 2.0.

Me gustaría retomar en algún momento aquel proyecto que tanto me ilusionó. Pero me asusta encontrarme con un monstruo entre las manos, que crezca, que necesite que le dedique tiempo y a quién no pueda atender convenientemente... El altruismo también tiene costes (y no sólo económicos).

, , , ,

8 comentarios:

Telémaco dijo...

Para que cualquier proyecto tenga éxito es imprescindible que tenga éxito en un tiempo limitado. Es necesario que los que aportan vean los frutos antes de caer en el desánimo.

El problema es que ahora el plazo en el cual hay que empezar a recoger frutos también se ha acortado (como todo). En mi opinión el problema es que los tiempos siguen acelerando y cada vez más rápido y esto lo hace más difícil todo.

Pero no te desanimes que la idea era buena y podría resurgir. ¡Insiste!

Jaizki dijo...

Desde mi experiencia con RichDadClub.es, te puedo decir que después de más de un año sigo siendo el principal impulsor, por mucho que lleve desde el principio intentando implicar a otras personas.

Supongo que no es fácil que otros sientan como propio un proyecto empezado por otro y, aunque lo hagan, tampoco son frecuentes las personas dispuestas a esforzarse constantemente sin desmayo. A mí últimamente me está costando horrores, y recuerda que tú mismo dejaste aparcado el proyecto, siendo el artífice del mismo.

Iñaki Ortiz dijo...

Me alegro de que te hayas fijado en nuestro modesto proyecto. Con esta promoción en tu blog, a lo mejor conseguimos algún fichaje más, que esté dispuesto también a arrimar el hombro.

Espero que saquemos el propuestómetro adelante con el impulso inicial de un grupo de entusiastas y el refrendo imprescindible de las multitudes inteligentes.

Por cierto, me has encendido una bombilla para cuando el propuestómetro ande solo: el MBA en e-Government. Hay alguno por ahí, pero podemos poner en marcha uno más barato. Y de esa nos jubilamos de una vez para dedicarnos a las cosas que más nos gustan, como salsear por la blogosfera.

Julen dijo...

No te preocupes. Enseguida lo retomamos. Danos un poco de tiempo y nos ponemos las pilas. Además, ahora ya hay terreno recorrido...

Alorza dijo...

¿Cómo era aquello? "Derrota tras derrota, hasta la victoria final".

Tochismochis dijo...

A todos:
Gracias por los ánimos :) Creo que esta red distribuida físicamente y centralizada en nuestras cabezas podemos hacer muchas cosas. Como dice Julen, poco a poco vamos recorriendo terreno.

Jordi Abad dijo...

Alfonso, creo que das en el clavo!

Es el "precio" que hay que pagar por dedicarte a un proyecto por amor al arte (por lo menos, en un principio). Tranquilo, no eres el único. A varios nos ha pasado lo mismo.

Un saludo y ánimo!

Nacho Gallego dijo...

Hola, sobre esto pensaba esta mañana mientras respondía a una entrevista que me están haciendo sobre BuscaTema. El esfuerzo altruista lo acompaño de ganas creativas, si no fuera por ello estos proyectos serian la ruina en todos los sentidos.

Aunque en mi caso cada día se hace más necesario el ganar dinero con esto, aunque no es nada fácil. Espero que con el tiempo se premie el trabajo de mantener activa esta cibercultura innovadora.

Me ayuda mucho pensar en nuestra labor como procesos abiertos que se va fraguando comunalmente.