23 marzo 2007

Transparencia pública

El Congreso votará el próximo martes la LAECAP (Ley para el Acceso Electrónico de los Ciudadanos a las Administraciones Públicas).

Como apuntan en sus posts David de Ugarte y Pepe Cervera, en democracia los poderes públicos son servidores antes que dirigentes, y el ciudadano adquiere el papel de demandante:
En España debería haber una ley así, que exija que los datos generados por la administración sean públicos y del dominio público.
Y eso incluye por necesidad el que esa información esté en formatos abiertos que no puedan ser monopolizados por una empresa o limitados por una decisión comercial. La comunicación con el estado no puede privilegiar a una empresa sobre las demás; no puede pagar tributo obligatorio.
Si la democracia es un modelo al servicio de los ciudadanos, el acceso a la información se convierte en un derecho. No veo ningún motivo para que datos que se obtienen con fondos públicos (pagados por impuestos) no estén a libre disposición de quién quiera utilizarlos.

La opacidad es un mecanismo de control y, por tanto, fuente de malas prácticas y posibles corrupciones y corruptelas. Pero, sobre todo, la transparencia es un indicador muy válido para certificar una democracia de calidad. En este caso, se echa de menos la vehemencia de los partidos políticos de otras ocasiones.

Y me gustaría no descuidar mi labor: la transparencia del Estado debe venir acompañada un Sociedad transparente y de esa demanda de transparencia de los ciudadanos.

, , ,

3 comentarios:

Iñaki Ortiz dijo...

Esta Ley, al margen de que establezca ó no el código abierto para el software de la Administración, reconoce derechos muy importantes para la ciudadanía, como el poder acceder a todos los servicios y tramitaciones a través de Internet, el no tener que presentar datos y documentos que obren en poder de cualquier Administración, el seguimiento del estado de tramitación de los expedientes e, incluso, regula la cooperación entre las Administraciones públicas en materia de Administración electrónica.

Estoy de acuerdo en que siempre que sea posible las Administraciones prioricen la utilización de software de código abierto y de que compartan entre ellas el código de sus aplicaciones, pero al margen de ello esta Ley va a marcar un antes y un después en el desarrollo de la Administación electrónica. A mi la aprobación de esta Ley me parece un hito importante.

Evidentemente, con legislar no está todo hecho, y cumplir lo que establece esta Ley no va a ser nada fácil, pero es un primer paso necesario.

Tochismochis dijo...

Iñaki,

Efectivamente, parece que el alcance y el ámbito de aplicación es amplio. Te reconozco que no conocía la Ley en su extensión y si se pretenden regular todos esos aspectos va a suponer un avance ciertamente importante. Pero, aparte del fondo, la forma es importante. Y ahí debemos darle una vuelta más...

qaesar dijo...

Totalmente de acuerdo. Pero... Quien tiene la información tiene el poder. El partido que gobierna una institución tiene un arma terrible en sus manos para seguir en el poder: la información. Y hará todo lo posible para monopolizarla.
Un saludo