31 marzo 2007

139

- No sé. Todo esto es muy complicado. Pero quizá tengas razón.
Sanshirô va haciéndose un hombre a lo largo del relato. Se da de cabeza
contra la pared, reflexiona seriamente sobre ello, intenta superarse a
sí mismo. Pero el protagonista de El minero es muy distinto. Él se
limita a contemplar de forma pasiva lo que se le pone delante, lo acepta
tal como viene. Alguna impresión sí que le queda, claro, pero
ninguna remarcable. Lo que le reconcome de verdad es su historia de
amor. Y, al menos en apariencia, sale al exterior en un estado casi idéntico
al que tenía antes de entrar en el agujero. O sea, que él ni ha juzgado
nada ni ha elegido nada. Es, ¿cómo te diría?, un ser terriblemente pasivo.
Pero lo que yo me pregunto es si en verdad le es tan fácil al ser humano
poder elegir algo por sí mismo.
Kafka en la orilla 海辺のカフカ
Haruki Murakami 村上 春樹


Del meme literario que me envía Telémaco con el 2º párrafo de la página 139 del libro que tengas más a mano (el que estoy leyendo). Que lo siga quién quiera...

,

1 comentario:

Telémaco dijo...

Gracias!.

Por cierto muy buena la pregunta de tu párrafo, ¿podemos realmente elegir algo? o quizás el "libre albedrío" es únicamente una ilusión y somos únicamente máquinas sensoriales complejas.

¿realmente se elige ser activo o pasivo? ¿se elige algo?